Tendencias | Artículos | 24 ABR 2014

Un mundo de aplicaciones

Casi de repente, hemos pasado a vivir en un mundo dominado por las aplicaciones. De ellas depende la evolución del negocio de muchas empresas y proveedores de servicios, y por ello resulta vital garantizar su disponibilidad y su seguridad.
Ricardo Mate Director General F5 Iberia
Ricardo Maté, director general de F5 Networks para España y Portugal

 

En este entorno, los departamentos de TI se ven obligados a soportar, aún si cabe, mayor presión por parte de los responsables de Operaciones que, también, se enfrentan a un usuario cada vez más exigente e impaciente. Así, es imperativo dotar a estas aplicaciones de servicios que puedan ser implementados y automatizados rápidamente, a la vez que orquestados en múltiples entornos y modelos de centros de datos. Solo de esta forma, las aplicaciones, en cuyo desarrollo ha invertido la empresa, llegarán a ser rentables y podrán aportar valor al negocio. El problema es que el suministro de todas las aplicaciones con los servicios que necesitan ha resultado, hasta la fecha, complicado y costoso.

 

Cuando se trata de entregar aplicaciones, los desafíos de rendimiento, seguridad y fiabilidad no han cambiado. Lo que ha cambiado son los entornos y condiciones en los que se abordan esos desafíos. En particular, la extensión de los centros de datos a entornos Cloud plantea importantes obstáculos cuando el departamento de TI intenta mantener políticas consistentes entre los servicios de infraestructura del centro de datos y los de la nube. Sin paridad entre estos entornos, las aplicaciones no podrán ejecutarse con políticas coherentes, con lo que aumenta el riesgo, el rendimiento se hace impredecible y resulta complicado controlar la satisfacción del usuario.

 

Virtualización, cloud computing, modelos basados en APIs, soluciones de código abierto… Múltiples vías para asegurar la provisión y gestión de los servicios de red, sin embargo, para muchas empresas, la nube no es la opción, y otras ven que propuestas como SDN o NFV siguen desplegando de un modo tradicional la capa de aplicación, una parte significativa y crítica del centro de datos. A la larga, estas organizaciones pueden encontrarse con un revoltijo de soluciones puntuales que no se comunican entre sí y que dificultan la gestión.

 

La solución pasa necesariamente por un nuevo modelo que aporte mayor flexibilidad en la provisión y orquestación de servicios, capaz de introducir nuevas economías de escala para los servicios de aplicaciones críticas y que permita despliegues rápidos y eficientes. En esta propuesta, la entrega de aplicaciones evoluciona de forma alineada a los nuevos modelos de red.

 

No es posible abordar el tema de forma aislada. Ningún producto puede, por sí mismo, conseguirlo. Se necesitan soluciones completas que abarquen aspectos que van desde la seguridad a la movilidad, pasando por el rendimiento, y que sean capaces de dar respuesta al uso de dispositivos, redes y escenarios específicos para cada compañía.

 

Y es aquí donde el concepto de Software Defined Application Services (SDAS) ofrece la base necesaria para poder construir servicios de aplicación que se adapten a cada escenario, simplificando el proceso de despliegue y optimización en la entrega de los mismos. Mediante SDAS es posible aprovisionar servicios de aplicación a través del data center y en entornos Cloud reduciendo el tiempo y los costes asociados al despliegue de nuevas aplicaciones y arquitecturas.

 

SDAS es la siguiente fase en la larga evolución de la entrega de aplicaciones. Si los centros de datos se vuelven cada vez más definidos por software, es necesario que sus componentes también lo hagan. Eso, sin duda, debe incluir a los servicios de aplicaciones para poder garantizar, así, la fiabilidad, la seguridad y el rendimiento del creciente catálogo de aplicaciones que constantemente se ponen a disposición de los usuarios.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información